El día de hoy, 18 de septiembre, el Senado de la República aprobó por abrumadora mayoría la ratificación de un Tratado sobre el Comercio de Armas (TCA).  La ratificación del tratado fue aprobada por 80 votos a favor y 5 en contra.

El objetivo de este Tratado es regular el comercio de armas y municiones para evitar su exportación a países donde exista un importante riesgo de que se utilicen para cometer violaciones a los derechos humanos, así como evitar su desvío al comercio ilícito.

“El objetivo de este tratado es evitar graves violaciones de derechos humanos interrumpiendo el suministro irresponsable de armas que fomentan estas violaciones.” Afirmó Daniel Zapico, representante en México de Amnistía Internacional.

“Tras esta aprobación, el gobierno mexicano ha demostrado voluntad para poner la vida de las personas por encima por encima de los intereses de las compañías armamentistas.” Agregó Zapico.

Con esta decisión,  México se convierte en el primer país de América Latina en ratificar el TCA y el quinto en todo el mundo.

Amnistía Internacional ha constatado que en al menos el 60% de las violaciones de derechos humanos documentadas por la organización se utilizaron armas de fuego.

La histórica decisión de hoy, así como la firma del tratado en Naciones Unidas el pasado 3 de junio, ha tenido lugar después de que más de 20,000 personas en México firmaran una petición llamando a las autoridades mexicanas a firmar y ratificar el tratado.

Amnistía Internacional ha hecho hoy un llamado al resto de países de América Latina a seguir el ejemplo que México ha dado hoy y ratificar el TCA lo antes posible.

Información adicional

El Tratado sobre Comercio de Armas (TCA) es el fruto de más de 20 años de trabajo, que comenzaron con el esfuerzo de diferentes organizaciones de la sociedad civil, y lograron el apoyo de Premios Nobel de la Paz y gobiernos de diferentes países.

Una vez que el tratado entre en vigencia, al acumular 50 ratificaciones, prohibiría que las armas fueran a países en los que se sabe que se utilizarían para cometer crímenes de guerra, genocidio y crímenes de lesa humanidad.

Se calcula que cada año mueren en el mundo en torno a 500,000 personas a consecuencia de la violencia armada. El elevado sufrimiento y el impacto en los derechos humanos del descontrol en el comercio de armas llevaron a Amnistía Internacional y otras organizaciones de derechos humanos y Premios Nobel de la Paz a trabajar en favor de una regulación del comercio internacional de armas.

Amnistía Internacional estima que existen más de 875 millones de armas de fuego en circulación en el mundo a las que se suman entre 8 y 10 millones de armas nuevas cada año y entre 10,000 y 12,000 millones de municiones fabricadas cada año.

El comercio de armas supone al menos 70,000 millones de dólares anuales, pero la cifra podría ser mayor debido a que algunos de los principales exportadores no informan adecuadamente de sus exportaciones.

Además de llamar a la firma y ratificación del TCA, Amnistía Internacional ha llamado al gobierno mexicano a firmar otros tratados internacionales de derechos humanos y a retirar las reservas que actualmente mantiene en algunos de ellos.