Amnistía Internacional México - Derechos humanos Saltar al contenido

CONTENIDO

     ← Regresar

ESTADOS UNIDOS: “TÚ NO TIENES NINGÚN DERECHO AQUÍ”

Fecha: 12 octubre, 2018

©Amnistía Internacional

EXPULSIONES ILEGALES EN FRONTERA, DETENCIÓN ARBITRARIA Y MALOS TRATOS INFLIGIDOS A SOLICITANTES DE ASILO EN ESTADOS UNIDOS

En 2017 y 2018, la administración del presidente Trump ha aplicado unas políticas de inmigración que han causado un daño enorme e irreparable a miles de personas, que han despreciado y violado de manera flagrante tanto la legislación estadounidense como el derecho internacional y que parecen haber tenido por objeto desmantelar por completo el sistema de asilo de Estados Unidos.

Entre estas políticas y prácticas figuran: 1) expulsiones ilegales masivas de solicitantes de asilo en la frontera entre Estados Unidos y México; 2) miles de separaciones ilegales de familias, con las que la administración Trump ha infligido deliberadamente sufrimiento extremo a las familias, forma de malos tratos que ha llegado al grado de tortura en algunos casos, y 3) detenciones cada vez más arbitrarias e indefinidas de solicitantes de asilo sin posibilidad de libertad condicional, lo que constituye tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes (malos tratos), terminantemente prohibidos por el derecho internacional.

A juzgar por las declaraciones públicas de algunas autoridades del gobierno estadounidense, es indiscutible que esas políticas y prácticas tenían por objeto disuadir a las personas solicitantes de asilo de pedir protección en Estados Unidos, así como castigar a las que la pedían para obligarlas a renunciar a sus solicitudes de asilo.

Estos casos no son excepciones aisladas. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos ha aplicado estas políticas interrelacionadas de manera simultánea: cerrando las fronteras a las personas solicitantes de asilo, obligándolas a volver atrás pese a ponerlas con ello en peligro y hacerles la vida en los centros de detención de inmigrantes lo suficientemente intolerable como para que se lo pensaran dos veces ante de solicitar protección en Estados Unidos.

Fomentando estas políticas de crueldad con una retórica discriminatoria y demonizadora, el presidente Trump y los miembros de su gobierno ha tachado reiteradamente de “delincuentes” a las personas solicitantes de asilo y han calificado las normas internacionales sobre protección a las personas refugiadas de “vacíos legales” y “palabras mágicas” que la administración estadounidense ha expresado su intención de abolir.

La administración Trump está llevando a cabo una campaña deliberada de violaciones de derechos humanos contra solicitantes de asilo a fin de comunicar a todo el mundo que Estados Unidos no acoge ya a personas refugiadas. Al mismo tiempo, está intentando desmantelar el sistema de asilo del país con medidas como restringir, en contra del derecho internacional, la definición de persona con derecho a protección. Sentando un peligroso precedente, el incumplimiento por parte del gobierno estadounidense de las obligaciones que ha contraído en virtud del derecho de los derechos humanos y de refugiados está menoscabando el marco internacional de protección de las personas refugiadas, violando de manera flagrante el derecho a solicitar asilo y animando a otros Estados a superarlo en esta deriva.

¡Descarga el informe completo!














NOTICIAS RELACIONADAS