Amnistía Internacional México - Derechos humanos Saltar al contenido

CONTENIDO

     ← Regresar

Informe: Disparar a Matar, Estrategias de represión de la protesta en Nicaragua

Fecha: 30 mayo, 2018

©Amnistía Internacional

250944_police-beating-people-in-masaya

Las autoridades nicaragüenses han adoptado una estrategia de represión caracterizada por el uso excesivo de la fuerza, las posibles ejecuciones extrajudiciales, los intentos de controlar los medios de comunicación y el uso de grupos parapoliciales para sofocar protestas en las que han muerto por lo menos 76 personas.

Las manifestaciones, encabezadas en su mayoría por estudiantes, empezaron el 18 de abril en respuesta a las reformas gubernamentales que subieron las contribuciones de trabajadores y empresarios a la seguridad social, y al mismo tiempo recortaron las prestaciones. Hasta el 21 de mayo, 76 personas habían resultado muertas, 868 heridas y 438 detenidas en la respuesta de mano dura, y sumamente coordinada, a las protestas.

En nuestro informe Disparar a matar: Estrategias de represión de la protesta en Nicaragua, documentamos el uso que la policía nicaragüense hace de las armas letales, el gran número de personas heridas por arma de fuego, la trayectoria de los disparos efectuados, la concentración de heridas de bala en la cabeza, el cuello y el pecho de las personas muertas, y los aparentes intentos de obstaculizar la justicia y encubrir la naturaleza de los homicidios.

Amnistía Internacional viajó a Nicaragua del 2 al 13 de mayo para verificar la información sobre violaciones derechos humanos en las ciudades de Managua, León, Ciudad Sandino y Estelí. El informe se basa en más de 30 entrevistas en profundidad, 16 casos específicos (entre ellos nueve homicidios), el estudio de docenas de testimonios y documentación de organizaciones locales, el examen técnico y la corroboración de las pruebas videográficas y fotográficas, y el análisis por parte de personas expertas en armas de fuego y munición.

El informe documenta también varios casos en los que las autoridades bloquearon las autopsias de personas muertas en las protestas, y condicionaron la entrega de sus cadáveres a sus familias haciendo que éstas firmaran documentos de exención en los que afirmaban que no presentarían denuncia. Varias familias de víctimas contaron que la policía las había amenazado y acosado para disuadirlas de denunciar públicamente lo sucedido o presentar cargos.

¡Descarga el informe!

 















NOTICIAS RELACIONADAS