Saltar al contenido
ALGO

Fecha: 11 junio, 2018

¡Exigimos un alto a la violencia en Nicaragua!


Nicaragua enfrenta una grave crisis de derechos humanos, al menos 322 personas han muerto, la mayoría de ellas por las fuerzas estatales. Hasta ahora, más de 2,000 personas han resultado heridas y cientos han sido detenidas en el contexto de protestas.

Desde el inicio de la crisis en abril 2018, un promedio diario de 200 nicaragüenses son registrados como refugiados en Costa Rica.

¿Cuál ha sido la respuesta del Estado en Nicaragua? Una estrategia de criminalización donde cualquier protestante es “terrorista”.

Entre los actos cometidos por la policía, destacan tortura, el uso de armas de manera indiscriminada, excesiva y desproporcionada e incluso posibles ejecuciones extrajudiciales, entre otras violaciones graves a los de derechos humanos.

¡Firma y alcemos la voz contra la estrategia de terror!

Presidente de la República de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra:

Tengo conocimiento de la estrategia de represión utilizada por su gobierno para criminalizar la protesta social en Nicaragua, me indigna que se esté utilizando grupos armados a favor del gobierno para atacar a las personas manifestantes, incluso mediante el uso de armas militares contra ellos de manera indiscriminada, excesiva y desproporcionada.

La crisis en Nicaragua es de tal magnitud que ha obligado a miles de personas a salir del país. Desde abril de 2018, un promedio de 200 nicaragüenses se han registrado como refugiados en Costa Rica, casi 8,000 presentaron solicitudes de asilo, y alrededor de 15,000 tienen una cita para registrarse.

Por ello, le exijo:

  • Poner fin a la estrategia de represión, persecución, detención y criminalización de las personas que protestan contra su gobierno.
  • Desmantelar y desarmar a los grupos parapoliciales de forma inmediata y garantizar que las fuerzas policiales actúen de acuerdo con los criterios de uso legítimo, proporcional
  • y necesario de la fuerza en contextos de manifestaciones.
  • Garantizar el respeto a la libertad de expresión y el derecho a la protesta.
  • Cumplir inmediatamente con las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidad para los Derechos Humanos.
  • Garantizar las condiciones para la continuidad del trabajo por parte del Mecanismo Especial de Vigilancia para Nicaragua (MESENI) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).
  • Investigar de manera pronta, imparcial, independiente y exhaustiva los casos de ejecuciones extrajudiciales, tortura y otras violaciones de derechos humanos cometidas por fuerzas policiales y grupos parapoliciales.

Atentamente,

/