fbpx

COMUNICADOS

Amnistía Internacional impulsa Escribe por los Derechos 2020, la mayor campaña de derechos humanos a nivel global

  • El poder de la firma y el de la palabra son la fuerza de esta campaña, que promueven las personas activistas en favor de diferentes causas
  • La campaña incluye diez casos, entre ellos el del estudiante chileno Gustavo Gatica y el de Jani Silva, defensora de tierra y medio ambiente de Colombia
  • Escribe por los derechos ha contribuido a cambiar la situación de las personas en riesgo

Amnistía Internacional lleva a cabo su campaña Escribe por los Derechos 2020, con el objetivo de dar a conocer casos emblemáticos de violaciones a derechos humanos en diferentes partes del mundo, y para invitar a las personas a que se solidaricen con esas causas.

La fuerza de Escribe por los Derechos radica en el poder de la firma y el de la palabra. Sobre el primer punto, la campaña promueve el envío de peticiones a los gobiernos para que rectifiquen las injusticias contra los casos más representativos de violaciones a los derechos humanos de personas alrededor del mundo.

La campaña promueve también la escritura de cartas, correos electrónicos, tuits, mensajes en Facebook y tarjetas postales, con palabras de aliento que son dirigidas precisamente a las personas cuyos derechos humanos han sido vulnerados.

Cabe destacar que en el caso del joven chileno Gustavo Gatica, incluido en la campaña de este año, se hizo una sesión especial de Jueves Activos en la que los mensajes de solidaridad que se le enviaron fueron musicalizados por la DJ Alejaina, la sesión puede verse en la siguiente liga: https://fb.watch/2q0Z9WFNsc/ El ingenio y la creatividad es otra de las características de Escribe por los Derechos.

“La solidaridad expresada en los mensajes sorprende a las personas que los reciben, así nos lo han manifestado, sobre todo porque provienen de países muy diversos y lejanos. Este apoyo representa mucho para ellas en la situación por la que atraviesan y da un gran impulso para su causa”, declaró Tania Reneaum Panszi, Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional México.

El poder de la firma y de la escritura crea además un sentido de comunidad entre las personas que se suman en la lucha por la defensa de una causa.

Miles de activistas de Amnistía Internacional se movilizan en todo el mundo haciendo que Escribe por los Derechos sea la mayor campaña de derechos humanos a nivel global.

Escribe por los Derechos 2020 incluye diez casos, dos de ellos del Continente Americano, el del estudiante Gustavo Gatica, de Chile y el de Jani Silva, persona defensora de la tierra y el medio ambiente en Colombia. Incluye además a Nassima Al-Sada, de Arabia Saudita; el caso de las personas defensoras de los derechos de la comunidad LGBTI+ de la Universidad Técnica de Medio Oriente (METU) en Turquía y el de las jóvenes sudafricanas Popi y Bongeka.

La información de todos los casos puede ser consultada en la siguiente liga: Escribe por los Derechos 2020, donde las personas pueden firmar las peticiones de apoyo para cada uno, así como enviar cartas de apoyo.

Por ejemplo, el caso ya referido del joven Gustavo Gatica, estudiante de psicología, tiene como contexto las protestas ocurridas en Chile en 2019, por el aumento de los precios y la desigualdad.

Gustavo quedó ciego de manera permanente luego de que la policía reprimiera violentamente una marcha en la que el joven participó el 8 de noviembre de 2019. La policía cargó sus escopetas con munición de goma y metal y disparó a la multitud reunida. Gustavo fue alcanzado en ambos ojos.

Amnistía Internacional pide que se lleve a cabo una investigación completa sobre los sucesos que condujeron a las lesiones de Gustavo, y que se haga rendir cuentas a los oficiales al mando.

Logros de la campaña

El envío de peticiones a los gobiernos ha contribuido de manera importante a cambiar la situación de las personas. Por ejemplo, el 14 de julio de este año fue anulada la pena de muerte contra el joven sudanés Magai Matiop Ngong, cuyo caso fue incluido en Escribe por los Derechos 2019.

Al intentar impedir que su primo peleara con otra persona, Magai disparó el arma de su padre hacia el suelo a modo de advertencia. Sin embargo, la bala rebotó contra el piso y alcanzó a su primo, quien murió más tarde en el hospital. Los hechos ocurrieron cuando Magai tenía 15 años, y fue juzgado por asesinato sin contar con un abogado. Fue declarado culpable y condenado a muerte.

Amnistía Internacional señaló en su investigación que la pena de muerte se usa de forma desproporcionada contra las personas pobres y desfavorecidas. De acuerdo con el derecho internacional, y con las leyes de Sudán del Sur, condenar a muerte a un niño o niña es ilegal.

Más de 765 mil personas actuaron y escribieron al gobierno de Sudán del Sur para expresar su solidaridad con Magai. El Tribunal de Apelación de Sudán del Sur finalmente anuló la condena a muerte dictada contra Magai porque éste era un niño en el momento del crimen, y envió su caso de vuelta al Tribunal Superior para que dictara una condena adecuada.

La movilización global de cientos de activistas de Amnistía Internacional que participan en Escribe por los Derechos ha contribuido a cambiar las vidas de personas en riesgo. En 2019, las personas activistas realizaron más de seis millones y medio de acciones en favor de diferentes causas.

Si desean más información o concertar entrevistas, pueden contactar con:

Alejandro Juárez Gamero, Responsable de Prensa de Amnistía Internacional México: 55 2265 4331, prensa@amnistia.org.mx