La pandemia lo ha cambiado todo, pero nuestro compromiso con los derechos humanos es más fuerte que nunca

Amnistía Internacional España

Amnistía Internacional España

Entrada obtenida de Amnistía Internacional España

Han pasado solo varias semanas desde que la pandemia COVID-19 se expandió por todo el mundo, pero todo ha cambiado. Ya no hay reuniones, sino videoconferencias. Las risas no resuenan, sino que tienen forma de emoji y los abrazos se han convertido en palabras de ánimo, en apoyo enviado con todas nuestras fuerzas. Pero, en Amnistía Internacional, nuestro compromiso con los derechos humanos es más fuerte que nunca.

Hemos cambiado, pero también hemos sacado nuestro lado más humano

Todo es más frío y difícil, a veces nos desmotivamos o la incertidumbre nos crea cierta ansiedad, pero esta crisis también ha sacado nuestro lado más humano. Seguimos denunciando injusticias y presionando a los gobiernos para mejorar la vida de las personas. Pero en el orden del día de nuestras reuniones, ahora siempre hay un punto extra: ¿cómo estamos? ¿necesitamos algo? Al inicio o al final de cada videoconferencia, siempre hay espacio para contar si el/la peque hoy se está portando bien, cómo está ese familiar enfermo, qué lecturas recomendamos para hacer el confinamiento más llevadero… En las reuniones, ya sean pequeñas o multitudinarias, ocurre lo mismo. Casi siempre, todo termina con la misma frase: “cuenta conmigo para lo que necesites. De verdad”.

Y es que, aunque casi todos/as estamos bien por ahora, hemos tenido y tenemos a personas de la organización hospitalizadas y una ha fallecido (¡Eduard, te recordaremos siempre!). También tenemos personas muy cercanas a la organización diagnosticadas o con síntomas. De esas que llevan años dejándose la piel por los derechos humanos. Cada pequeña mejoría es un soplo de esperanza. Todo va a ir bien. Saldremos de esta.

También hay espacios para las bromas, los memes y los gestos de solidaridad. Como esas reuniones en España que se paran a las 20h en punto para salir a aplaudir a la sanidad pública y que se retoman cuando terminan los aplausos como si fuera la cosa más natural del mundo. Como si lo hubiéramos hecho de toda la vida.

Hemos cambiado, pero nuestro compromiso no

¿Tiene sentido seguir trabajando por los derechos humanos cuando hay una pandemia? Nos lo preguntan mucho en las redes sociales y nuestra respuesta es contundente: ¡Sí! Ahora más que nunca es necesario trabajar por los derechos humanos. Poner el foco en las personas más vulnerables: las familias que han perdido sus empleos, las personas que viven en campamentos de refugiados en condiciones insalubres, las que se hacinan en las cárceles, el personal sanitario, que trabaja a contrarreloj y a menudo sin la protección adecuada… Nuestro objetivo es que en esta crisis sanitaria en todo el planeta, se respeten los derechos de todas las personas. De todas, sin excepción. Porque eso es lo que hemos hecho siempre: recordar a las personas más olvidadas, y luchar por la justicia.

Como tú y como todas las organizaciones, en Amnistía Internacional hemos tenido que adaptarnos a la pandemia en tiempo récord, y nuestros compañeros/as de todo el mundo han trabajado como nunca para que nuestra labor por los derechos humanos siga. Hemos publicado un decálogo para recordar a todos los países que esta crisis debe reforzar y no debilitar los derechos de las personas. Hemos recordado por qué no hay que hacerle la ola a China por su gestión de la pandemia; cómo han de emplearse las tecnologías digitales para no vulnerar nuestro derecho a la privacidad y por qué mujeres de todo el mundo son uno de los colectivos que más está sufriendo estos días. También estamos presionando a Grecia para que proteja a las personas refugiadas de un posible brote de COVID-19 y, en España, pedimos material suficiente para el personal sanitario. Además, miles de activistas de todo el mundo actúan difundiendo las campañas y participando en acciones de solidaridad. En España, están más activos/as que nunca para recordar que #TodoIráBien.

Hemos cambiado, y cuando todo termine seremos mejores personas

¿Cómo será el mundo después de la pandemia? Desde Amnistía Internacional no podemos dar una respuesta exacta a esa pregunta. Lo que sí sabemos es que, cuando salgamos de esta crisis, tendremos la oportunidad de elegir: ¿volver a la misma trayectoria o aprender de la experiencia para tomar decisiones diferentes?

Tenemos la responsabilidad de construir un mundo más justo y más libre que el que teníamos, un mundo más humano en el que cuidemos los unos de los otros y los Gobiernos defiendan los derechos humanos de todas las personas. Es por lo que trabajamos en Amnistía Internacional.

Cómo puedes apoyar

Dona

Trabajamos para exponer las violaciones de los derechos humanos, dando una luz de esperanza a quienes aún esperan justicia.

Firma nuestras peticiones

Con tu firma podemos presentarnos frente a las autoridades no solo como Amnistía Internacional ¡sino como miles de personas exigen un mundo mejor!

Hazte miembro

Además de donar, las personas que forman parte de la membresía cuentan con voz y voto para participar en las actividades de gobernanza de Amnistía Internacional Sección Mexicana.