Una carta de solidaridad a las madres mexicanas este 10 de mayo

Jestina Mukoko

Jestina Mukoko

Defensora de derechos humanos y sobreviviente de desaparición forzada en Zimbabwe

Jestina Mukoko, defensora de derechos humanos y sobreviviente de desaparición forzada en Zimbabwe, escribe una carta en solidaridad con las madres de las personas desaparecidas en México.

Lecciones de mi experiencia

Siendo yo misma madre y habiendo sido sometida a la desaparición durante unas semanas, lo que difícilmente se compara con lo que sus hijos desaparecidos han experimentado, conozco el dolor de no poder dar cuenta de su ser querido. La otra persona, además de mi hijo, que ocupaba mi mente en el momento de mi desaparición, era mi madre. Me preocupé por ella y por cómo se tomaría la noticia cuando finalmente se enterara.

Lo que aprendí de la desaparición fue que podía estar remotamente en la misma habitación con mi madre cantando los himnos de la iglesia que ella amaba y también rezando en las ocasiones en que mi madre rezaba sabiendo que mi madre es la guerrera de oración que es. Lo que eso hizo fue que me acercó mucho a mi madre, a veces pensé que podía ver las lágrimas rodar por sus mejillas. También aprendí que hay un fuerte vínculo entre las madres y sus hijos a pesar de estar desaparecidos. Unas horas antes de que me secuestraran, mi madre me llamó para hablarme de un mal presagio que dijo haber tenido, mientras trabajaba en el campo. No me lo tomé en serio, pero ella estaba segura de que algo terrible le iba a pasar a la familia. No creo que ella supiera que lo que fuera a suceder me afectaría a mí, pero siendo la única hija sobreviviente, me confió su ansiedad. Ella tenía razón. Vio una serpiente de dos cabezas y según nuestra cultura, no es una serpiente que se pueda ver sin más.  Uno sólo la ve como precursora de malas noticias.

Habiendo sido educada en la fe cristiana por mi madre, aprendí que las enseñanzas de la Santa Biblia me mantenían cuerda. Estaba en confinamiento solitario, si no me interrogaban y torturaban. Tuve la suerte de que en la habitación donde me tenían alguien dejara la Biblia del Nuevo Testamento y pasé la mayor parte de mi tiempo leyéndola. El efecto final de todo esto fue que fortaleció mi espíritu y aunque no estaba segura de si iba a sobrevivir, sabía que mi creador no me abandonaría. Podría haber perdido la cabeza si la Biblia del Nuevo Testamento que encontré no hubiera estado allí.

Aprendí a no confiar en nadie, incluso en aquellos que fueron buenos conmigo durante la desaparición, pero me di cuenta cuando salí que estaba equivocada. Hay personas que son naturalmente buenas, y se encuentran en esos lugares porque quieren poner comida en la mesa para sus familias. Me ofrecieron el uso de un teléfono y rechacé la oferta. Uno de los otros secuestrados que aceptó, pudo mantenerse en contacto con su familia y durante semanas supieron que estaba vivo. También aprendí que no hay tiempo para aplazar las cosas, ya que todo se acelera cuando estás en esas situaciones.

Cuando estás en una situación de desaparición, los secuestradores se sienten justificados para hacer lo que consideren conveniente y les agrada de los tratos inhumanos y degradantes, la tortura física y psicológica. Gran parte del dolor te adormece, pero estoy agradecida de que, aunque hayan podido dañar mi cuerpo y mi carne, no hayan podido dañar mi espíritu. Creo que me mantuve fuerte y no les tuve miedo. En una de las experiencias de tortura decidí que no verían ni una gota de mis lágrimas, pensé que les daría satisfacción. Recurriría a llorar en mi propia compañía mientras contaba mis heridas y en cuanto alguien entrara por la puerta me limpiaría las lágrimas.

Mi experiencia reveló la importancia de la familia y la tenacidad de los miembros de la familia que arriesgaron sus propias vidas para obtener respuestas. Se acercaron a oficinas a las que yo hubiera tenido miedo de acercarme. El ruido hecho por mi familia, amigos, colegas en el país, en la región y en el extranjero es la razón por la que estoy viva hoy. Me habían amenazado con la muerte. No creo que la amenaza fuera una broma ya que muchas otras personas han perdido la vida a manos de estas personas. Mi familia y amigos estaban desesperados e hicieron lo que pudieron, incluso arriesgando sus propias vidas. Cada vez que oían hablar de un cuerpo arrojado, conducían hasta allí y se convencían de que no era yo, mi hermano también llevó la búsqueda a las morgues.

Mi fuerza y mi espíritu revivieron gracias a los mensajes de solidaridad que llegaron de todos los rincones del mundo, algunos de ellos de niños de tan sólo 5 años. Me reconfortó saber que estaba rodeada de intrépidas animadoras que no abandonaron las terrazas hasta que me reuní con mi familia.

Solidaridad

Manténganse fuertes en su búsqueda y continúen exigiendo la verdad del paradero de sus hijos, esta es una buena causa. Toda madre merece saber dónde están sus hijos. El único lugar donde deben estar es con sus familias y con ustedes como sus madres. No dejen que nadie las aliente a abandonar esta acción que de una forma u otra tendrá un resultado.  Consuélense y fortalézcanse ante el hecho de que sus hijos deben haber estado haciendo el bien y contribuyendo al bienestar de la humanidad. Significa que los criaron bien, que contra todo pronóstico escogerían hacer el bien. Sepan que sus hijos se unen a los salones de la fama como héroes, aunque no sean reconocidos públicamente. En la mayor parte del mundo se sabe que las mujeres tienen miedo de desafiar a los establecimientos, pero ustedes se han convertido en un rayo de esperanza que sigue iluminando la importancia de la familia y la defensa de los demás. Lo que sé con certeza es que con el fuerte vínculo que existe entre las madres y sus hijos, sus lágrimas y llantos mientras sufrían las harán más fuertes y creo que están sentando las bases de un gran legado para sus familias con el que sus nietos estarán felices de estar asociados.

Exijan la verdad sobre lo que les pasó a sus hijos y no dejen que su compromiso y devoción por hacer el bien se desvanezca y eventualmente mueran en vano. Hagan tanto ruido hasta que los que tienen autoridad no puedan oírse a sí mismos. Merecen estar con sus hijos, estar sin ellos es como perderse a sí mismas, como madres saben que nuestros hijos tienen esta conexión con nosotros. Sus gritos son fuertes en esta parte del mundo y les envío mi apoyo inquebrantable y es mi esperanza que como madres y defensoras de los derechos humanos hagamos lo mismo por todos nuestros niños desaparecidos. Tomamos una hoja de lo que han hecho y continuamos haciendo. Rezo por su fuerza y buena salud y también deseo que un día sonría para saber el paradero de sus hijos, aunque sea una tumba. Al menos podrán enterrarlos con dignidad y llorar por ellos. El dolor de no saber el paradero de su hijo es entumecedor y rezo para que aquellos que tienen las respuestas empiecen a hablar. Estoy muy orgullosa de ti.

Al gobierno

Ningún ciudadano de su país puede desaparecer sin dejar rastro. Es responsabilidad del Estado garantizar la seguridad de sus ciudadanos y creo firmemente que el gobierno de México le debe a las madres de los desaparecidos comprometerse con ellas y ayudarlas de la mejor manera posible para que sepan lo que les pasó a sus hijos. Más de 61.000 personas desaparecidas y todavía contando es un número demasiado grande y hay que hacer algo para detener las desapariciones que están atormentando a muchos ciudadanos inocentes de México. Las madres de los desaparecidos de México no piden demasiado, sino que alguien les rinda cuentas y les proporcione pistas sobre lo que les sucedió a sus hijos. Ayuden a estas madres a secar las lágrimas que han derramado sin parar desde que sus hijos desaparecieron y ayúdenlas a obtener la verdad, la justicia y, dependiendo de cada caso, la reparación. Se destaca que el gobierno ha reactivado el Sistema Nacional de Búsqueda de Personas y en este proceso se han descubierto algunas tumbas. Ayuden a las madres a descubrir la verdad. También pido al gobierno que se asegure de que después de reconocer la competencia del Comité de Desapariciones Forzadas de las Naciones Unidas, la aplicación se ponga en marcha. Si esto sucede, podría ayudar a aliviar la carga que las madres de los desaparecidos llevan sobre sus hombros cada día en la búsqueda de saber qué pasó con sus hijos.

Para conocer más sobre el caso de JestinaMukoko puedes visitar estos enlaces:
https://www.amnesty.org/es/documents/afr46/039/2008/es/
https://www.amnesty.org/en/latest/news/2008/12/abductees-found-police-custody-zimbabwe-20081224/
https://www.amnesty.org/en/latest/news/2009/01/jestina-mukoko-still-custody-african-leaders-silent-20090114/
https://www.amnesty.org/en/latest/news/2009/05/zimbabwean-human-rights-and-political-activists-released-20090506/

Cómo puedes apoyar

Dona

Trabajamos para exponer las violaciones de los derechos humanos, dando una luz de esperanza a quienes aún esperan justicia.

Firma nuestras peticiones

Con tu firma podemos presentarnos frente a las autoridades no solo como Amnistía Internacional ¡sino como miles de personas exigen un mundo mejor!

Hazte miembro

Además de donar, las personas que forman parte de la membresía cuentan con voz y voto para participar en las actividades de gobernanza de Amnistía Internacional Sección Mexicana.