fbpx

Siete personas jóvenes que tuvieron grandes ideas durante COVID-19

Sara Vida Coumans

Sara Vida Coumans

Directora de Juventud de Amnistía Internacional

La pandemia COVID-19 ha golpeado duramente a las personas jóvenes, interrumpiendo la educación, poniendo en riesgo sus empleos y haciendo incierto su futuro.

Pero la juventud también ha sido unos de las más activas en la respuesta a la pandemia y en la campaña por los derechos humanos. Siete jóvenes activistas, de Malasia, Afganistán, Senegal, Polonia, Australia y Kirguistán, contaron a Amnistía las sorprendentes iniciativas que han puesto en marcha o en las que participan para apoyar a sus comunidades.

DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LA MUJER

En Polonia, Sandra Grzelaszyk, de 20 años, ha estado haciendo campaña en favor de los derechos de la mujer, en particular su derecho a acceder al aborto. Polonia ya cuenta con algunas de las leyes de aborto más estrictas de Europa, y a principios de este año se presentó al Parlamento un proyecto de ley que prohibiría el aborto en casos de impedimentos fetales graves y mortales. Incapaces de protestar en las calles debido al cierre, Sandra y sus compañeras/os de campaña trasladaron su activismo a Internet. Publicaron fotos y vídeos invitando a la gente a hacer oír su voz firmando la petición de Amnistía Internacional Polonia para impedir que el proyecto se convierta en ley. Hasta ahora más de 80.000 personas han firmado la petición.

“Los líderes están usando la pandemia para aumentar su poder o cambiar la ley. Estábamos muy enojadas/os de que el gobierno pudiera hacer algo así durante un momento realmente difícil para todos, sin que tuvieran la oportunidad de protestar sus objeciones. La elección de tener un aborto es una elección individual cada vez. Sólo la mujer misma puede saber qué decisión es la mejor para ella. No creo que el feto sea más importante que la vida de una mujer. La gente puede tener diferentes planes para su vida, no todos quieren familia e hijas/os y eso está bien. Veo gente que quiere controlar el cuerpo de las mujeres, pero las mujeres no son una propiedad. Soy una mujer y sólo quiero vivir mi vida sin miedo o ser controlada sólo por mi género.”

DISTRIBUYENDO MÁSCARAS FACIALES

En Senegal, Mamadou Diagne, de 25 años de edad, ha estado distribuyendo mascarillas a algunas de las personas más expuestas al riesgo de COVID-19 y para tratar de frenar la propagación del virus. Hasta ahora, él y sus compañeras/os voluntarias/os han distribuido 1.000 máscaras a los comerciantes del mercado, que deben llevar cubiertas sus caras y usar desinfectante para las manos según las normas establecidas por el alcalde. Las máscaras fueron donadas por un ex activista de Amnistía que ahora vive en los Países Bajos.

“La gente está feliz de recibir estas máscaras porque no ha sido posible que todo el mundo pueda adquirirlas. Las personas comerciantes están en contacto con la gente todo el día, por lo que están más expuestos que otros. Si se contagian del virus, pueden propagarlo muy rápidamente. También queremos distribuir máscaras a las personas en situación de calle y talibés (niñas y niños que son forzados a mendigar por los maestros de las escuelas coránicas). Son vulnerables porque, al igual que las personas comerciantes, están en contacto con la gente todo el día. Luchar contra esta pandemia no es fácil. La gente tiene miedo de este coronavirus. Si escuchan un rumor de que esta o aquella persona tiene COVID-19, son estigmatizados y la persona infectada es avergonzada.”

LA LUCHA CONTRA LA XENOFOBIA

En Malasia, Heidy Quah, la fundadora de Refugio para los Refugiados, de 26 años de edad, ha estado ayudando a algunas de las personas más marginadas de la sociedad. La ONG de Heidy proporciona educación a niñas y niños refugiados, pero durante la pandemia se ha adaptado para satisfacer las necesidades de las familias de refugiados. Heidy ha estado distribuyendo productos esenciales como arroz, huevos y leche en polvo a las familias refugiadas que han sido duramente golpeadas por la “orden de control de movimientos” que se introdujo para detener la propagación de COVID-19.

Heidy también ha estado hablando sobre el tratamiento del gobierno de Malasia a los refugiados durante la crisis. Con el pretexto de luchar contra COVID-19, el gobierno ha reunido a miles de inmigrantes indocumentados, incluyendo niñas y niños, y los ha puesto en centros de detención. Las publicaciones de Heidy en Facebook denunciando las deplorables condiciones de esos centros han dado lugar a amenazas de muerte, acoso en línea e interrogatorios por parte de la policía, pero ella está decidida a utilizar su voz. Su derecho y el derecho de otros activistas como ella a la libertad de expresión ha sido defendido por Amnistía.

“Los arrestos masivos condujeron al hacinamiento en los centros de detención. Debido a la superpoblación, vimos un aumento en los casos en los centros de detención. Hemos visto un gran pico en el número de casos de COVID-19 en los centros de detención, y debido al hacinamiento, se extiende como un incendio forestal. Hemos escuchado historias de bebés que nacen en centros de detención, y al nacer, son declarados COVID-19 positivos. Así de grave es la situación en este momento. Realmente no puedo imaginar lo que es tener que preocuparme mucho por mi seguridad. Mi frustración es ¿por qué tenemos que tratar a otros seres humanos de una manera tan desagradable? ¿Cómo me gustaría que me trataran si un día me detuvieran? ¿Qué querría que hicieran las comunidades que me rodean? ¿Qué puedo hacer con el privilegio que tengo? No se trata de tener una casa lujosa, grandes coches lujosos y vacaciones. Lo que realmente es, es tener una voz. Y que mi voz sea tenida en cuenta.

LLEVANDO LIBROS A LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS

En Afganistán, Mohib Faizy, de 19 años de edad, estudiante de tecnología de la información en la Universidad Americana del Afganistán, ha estado llevando libros a cientos de niñas y niños que de otro modo no podrían acceder a ellos. Utilizando un instrumento de grabación de vídeo, Mohib se ha grabado a sí mismo leyendo libros infantiles que contienen poderosos mensajes sobre la humanidad. Los vídeos se publican luego en la página de Facebook de LEARN, una ONG que se centra en proporcionar una educación de calidad a las niñas y niños afganos, y también se envían en memorias flash a maestros y niños de todo el país.

“Mi amiga Pashtana Durrani, que es activista de Amnistía, compartió conmigo un sitio que contiene muchos libros en pashto y dari para niños. Elegí sólo aquellos que eran realmente útiles y tenían un gran mensaje para los niños. Siempre leo el libro antes de grabarlo. En muchos distritos, los infantes no tienen acceso a las escuelas. Estamos creando escuelas para ellos. Nuestro plan es distribuir eventualmente tabletas precargadas con estos libros para ayudar a los estudiantes necesitados que han mostrado su afán por aprender y obtener una educación. Siempre quise mejorar mi sociedad, así que es una gran oportunidad para mí de servir a mi pueblo”.

USANDO EL ARTE PARA APOYAR LAS VOCES MARGINADAS

En Australia, Fin Spalding, de 21 años de edad, miembro del Grupo Consultivo Nacional de la Juventud de Amnistía Australia y uno de sus líderes nacionales de la comunidad LGBTI, está desarrollando una campaña de “Artivismo” en línea, que combina el arte y el activismo en apoyo de las personas LGBTI. La campaña mostrará obras de arte de personas LGBTI sobre el tema de la visibilidad. La campaña no sólo proporcionará una vía para que las personas se expresen, sino que también tiene por objeto poner de relieve la difícil situación de las personas que están en riesgo simplemente por ser quienes son. La campaña se lanzará en Instagram en agosto.

“Es un hecho bien conocido que la comunidad queer ha utilizado el arte para expresarse y nosotros como comunidad hemos empujado los límites de lo que es el arte. Esta campaña es sobre la visibilidad en la pandemia COVID-19 y el brillo de una luz sobre la gente queer dentro de la sociedad australiana. Pero mientras que esta campaña también sacará a la luz la discriminación que enfrenta la comunidad Queer, también trabajará para arrojar luz sobre el talento artístico que hay en la comunidad Queer, como los artistas del drag, la moda y el maquillaje”.

AYUDANDO A LA GENTE DE IGBTI EN CUARENTENA EN ESPACIOS INSEGUROS

En Kirguistán, Farkhad Musazov, de 24 años, ha participado en el apoyo a la juventud LGBTI que están en cuarentena en espacios inseguros, que pueden incluir sus casas familiares. A través de su organización, Kyrgyz Indigo, Farkhad ha ayudado a la juventud LGBTI que necesitan psicólogas y psicólogos, defensoras/es y abogadas/os, poniendo a su disposición sus datos de contacto en línea. Kyrgyz Indigo, uno de los socios de Amnistía en su campaña anual “Escribe por los Derechos”, también proporciona ayuda humanitaria y un espacio seguro en cinco refugios temporales para personas LGBTI, incluyendo activistas. También se ha asociado con otra organización, Labrys, para distribuir alimentos, productos de higiene personal y equipo de protección, como guantes y máscaras médicas, a cientos de personas LGBTI en el país.

“Muchas personas de la comunidad LGBT+ que han perdido sus trabajos e ingresos durante la pandemia se han visto obligados a regresar con sus familias. Pero les está resultando difícil expresarse. Sus familias quieren controlar su comportamiento y su habla. Además, la generación mayor es en su mayoría muy conservadora y religiosa, lo que significa que la juventud LGBT+ puede enfrentar mucha tensión y hostilidad en casa. Muchos sufren violencia doméstica a manos de sus familias y no tienen a dónde acudir”.

ASEGURANDO QUE NADIE SE QUEDE ATRÁS

Como refugiado de Siria, el estudiante de 20 años Hasan Al-Akraa comprende mejor que la mayoría las dificultades que enfrentan las personas refugiadas. Incluso en tiempos normales, puede ser un desafío para las personas refugiadas poner comida en la mesa y mantener un techo sobre sus cabezas, pero COVID-19 ha hecho la vida aún más precaria. Recientemente, Hasan se unió a Amnistía para compartir sus experiencias como activista que apoyan a migrantes y personas refugiadas. A través de su Red de Voluntarios de Al-Hasan, ha estado proporcionando paquetes de alimentos a familias refugiadas en Malasia, donde vive actualmente. También ha estado aportando fondos en masa para pagar los gastos de hospitalización y el alquiler de los refugiados en dificultades, en particular las madres solteras, personas huérfanas, enfermas y las familias con más de seis integrantes. Lo hace porque no puede ignorar el sufrimiento que le rodea.

“Durante la orden de control de movimientos (MCO), todo el mundo estaba luchando, no sólo las personas refugiadas. Los malayos también. Pero tenemos que entender que aquellos que estaban luchando incluso antes de la MCO, ahora es como una doble lucha. No podemos simplemente olvidarnos de ellos. Eso incluye a las personas refugiadas, las familias de bajos ingresos, las familias del PPR (Proyecto de Vivienda Popular). No queremos ver familias en las calles. No queremos ver niñas y niños viviendo en las calles, alguien en un hospital esperando para dar a luz pero no siendo aceptado en las salas, no queremos ver a alguien morir, o que sus condiciones de salud empeoren sin que nosotros intervengamos. No queremos ver a nadie que se vaya a la cama con hambre, eso es un duro no para nosotros. Es muy importante ayudar. A cualquiera que se presente, le ayudamos”.

Cómo puedes apoyar

Dona

Trabajamos para exponer las violaciones de los derechos humanos, dando una luz de esperanza a quienes aún esperan justicia.

Firma nuestras peticiones

Con tu firma podemos presentarnos frente a las autoridades no solo como Amnistía Internacional ¡sino como miles de personas exigen un mundo mejor!

Hazte miembro

Además de donar, las personas que forman parte de la membresía cuentan con voz y voto para participar en las actividades de gobernanza de Amnistía Internacional Sección Mexicana.