fbpx

Ucrania: Las municiones de racimo matan a un niño y otros dos civiles que se refugiaban en un centro preescolar

Aspecto de los bombardeos que fuerzas rusas han realizado en Ucrania. Una columna de humo se eleva desde un aeropuerto militar en Chuguyev, cerca de Kharkiv, el 24 de febrero de 2022. (Photo by ARIS MESSINIS/AFP via Getty Images).

Un centro preescolar en el noreste de Ucrania fue alcanzado la mañana del 25 de febrero con municiones de racimo, ampliamente prohibidas, mientras en su interior se refugiaban civiles. Murieron tres personas, una de ellas un niño, y otro niño resultó herido, según ha declarado hoy Amnistía Internacional. El ataque parece haber sido lanzado por fuerzas rusas, que operaban en las cercanías y que tienen un vergonzoso historial de utilizar municiones de racimo en zonas pobladas.

Amnistía Internacional ha confirmado que un cohete Uragan de 220 mm dejó caer municiones de racimo sobre el centro preescolar y jardín de infancia Sonechko, la localidad de Ojtirka, en la Óblast de Sumy, donde residentes locales buscaban refugio frente a los combates. El ataque puede constituir un crimen de guerra.

“No hay justificación posible para dejar caer municiones de racimo en zonas pobladas, no digamos ya sobre una escuela”, ha manifestado Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional. “Este ataque tiene todas las características del uso que Rusia hace de estas armas de efectos inherentemente indiscriminados y prohibidas internacionalmente, y muestra un flagrante desprecio por la vida de la población civil”.

El bombardeo no sólo viola la prohibición de lanzar ataques indiscriminados, sino que además ha dañado una escuela, es decir, una estructura con derecho legal a gozar de protección especial. En virtud de la Convención sobre Municiones en Racimo, de 2008 —un tratado respaldado por más de 100 Estados, pero al que Ucrania y Rusia no se han unido—, el uso, despliegue, producción, adquisición, almacenamiento y transferencia de municiones de racimo está prohibido en todas las circunstancias. El derecho internacional humanitario consuetudinario prohíbe el uso de armas de efectos inherentemente indiscriminados tales como las municiones de racimo. El lanzamiento de ataques indiscriminados que maten o hieran a civiles constituye un crimen de guerra.

Las imágenes de vídeo tomadas desde un dron en el lugar de los hechos muestran que las municiones de racimo alcanzaron al menos siete puntos en el edificio o cerca de él: cuatro en el tejado y tres en el pavimento inmediatamente junto a la escuela. En las imágenes se ve también a dos civiles heridos o muertos, así como charcos de sangre. Otras 65 fotos y vídeos que Amnistía Internacional adquirió de una fuente local muestran más detalles de la escena, las víctimas y sus familiares, y los daños en la escuela.

“Iba caminando con mi esposa cuando oí unas explosiones muy próximas”, contó un anciano a un contacto que trabaja con Amnistía Internacional. “Todo el mundo estaba cubierto de sangre, había sangre por todas partes. Al mirarlo…me mató el hecho de que es un jardín de infancia. ¿Es a esto a lo que disparan? ¿A objetos militares? ¿Dónde están esos objetos militares?”

El cohete Uragan de 220 mm, un 9M27K o un 9M27K1, lleva 30 municiones de racimo 9N210 o 9N235, que son casi idénticas y se diferencian sólo en el tiempo que tarda en activarse su función de autodestrucción. Los siete impactos en la escuela y sus cercanías muestran daños, incluido un desconchamiento característico del suelo, que coinciden con los daños esperables de las municiones de racimo 9N210/9N235.

Tal como informó en primer lugar la organización de investigación basada en fuentes de acceso público Bellingcat, a 200 metros al este de la escuela se descubrieron los restos del morro y el compartimento de carga de un cohete 9M27K. Los informes procedentes de fuentes de acceso público indican que había fuerzas rusas al oeste de Ojtirka, el lugar desde donde se lanzó el cohete según determinaciones basadas en la trayectoria de vuelo y el momento del ataque. El objetivo del ataque podía haber sido un terreno de almacenamiento logístico situado a 300 metros al norte de la escuela. Sin embargo, los sistemas de lanzacohetes múltiples, como los cohetes Uragan de 200 mm utilizados en este ataque, son armas no guiadas y notoriamente poco precisas, y no deben utilizarse nunca en zonas civiles pobladas.

Además, puesto que esparcen municiones en una amplia área, tienen un índice de error extremadamente alto (de hasta el 20%), y por la consiguiente amenaza que constituyen para la población civil, las municiones de racimo son armas de efectos inherentemente indiscriminados que están prohibidas internacionalmente por un tratado respaldado por más de 100 Estados. El uso de estas armas constituye una violación de la prohibición de los ataques indiscriminados.

Ataques a escuelas 

Este es el cuarto ataque en este conflicto que alcanza una escuela verificado por Amnistía Internacional.

El 17 de febrero, durante los crecientes bombardeos a lo largo de la línea de control, las fuerzas respaldadas por Rusia alcanzaron un jardín de infancia en la localidad de Stanitsia Luganska, e hirieron a tres civiles. Al atardecer del 25 de febrero, un misil dañó la Escuela Núm. 48 de Mariupol: reventó las ventanas y sus fragmentos de metal hicieron agujeros en las paredes. Además, el 26 de febrero, un arma explosiva, muy probablemente un proyectil de artillería, alcanzó la segunda planta de un jardín de infancia en Chernígov, y provocó un incendio que probablemente fue detectado por los sensores del satélite ambiental VIIRS.

En virtud del derecho internacional humanitario, las instalaciones educativas tienen derecho a gozar de una mayor protección siempre que no se utilicen para fines militares. (Ninguna de las escuelas dañadas en los incidentes documentados por Amnistía Internacional parece haber sido utilizada para fines militares.) Las partes de un conflicto deben tener especial cuidado de evitar destruir o dañar escuelas, un requisito que las fuerzas rusas no parecen estar cumpliendo, a juzgar por el creciente número de ataques.

En 2019, Ucrania se adhirió a la Declaración sobre Escuelas Seguras, que incluye el compromiso de reforzar la protección de las escuelas durante los conflictos armados y de restringir su uso para fines militares. Todas las partes del actual conflicto deben respetar la Declaración sobre Escuelas Seguras y sus Directrices.

“Se te revuelve el estómago cuando ves un ataque indiscriminado contra un centro preescolar y jardín de infancia en el que la población civil está tratando de refugiarse. Simple y llanamente, esto debe investigarse como un crimen de guerra”, ha declarado Agnès Callamard.

“Mientras se produce esta tragedia humana en Ucrania, a toda persona que cometa crímenes de guerra debe hacérsele rendir cuentas individualmente ante la Corte Penal Internacional (CPI) u otro proceso de justicia penal internacional en el ámbito nacional o internacional. Es imperativo que los Estados miembros de la ONU y la CPI consideren urgentemente cómo garantizar la recopilación y conservación efectivas de pruebas de cualquier crimen de derecho internacional cometido en Ucrania”.

Aunque Rusia y Ucrania no son partes en la CPI, en 2015 Ucrania aceptó la jurisdicción de la Corte sobre los presuntos crímenes cometidos en su territorio desde el 20 de febrero de 2014.

Para más información, pónganse en contacto con:

Oficina de Prensa

Amnistía Internacional

Correo-e:press@amnesty.org

Tel.: +44 (0) 20 7413 5566

Compártelo en redes

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Cómo puedes apoyar

Dona

Trabajamos para exponer las violaciones de los derechos humanos, dando una luz de esperanza a quienes aún esperan justicia.

Firma nuestras peticiones

Con tu firma podemos presentarnos frente a las autoridades no solo como Amnistía Internacional ¡sino como miles de personas exigen un mundo mejor!

Hazte miembro

Además de donar, las personas que forman parte de la membresía cuentan con voz y voto para participar en las actividades de gobernanza de Amnistía Internacional Sección Mexicana.