fbpx

Chile: El rechazo a la nueva Constitución es solo una etapa de un proceso constituyente que debe continuar

La nueva Constitución chilena, era una oportunidad para mejorar las condiciones de vida de todas las personas en Chile. En la foto, aspecto de una marcha multitudinaria efectuada en Santiago de Chile, en el contexto del estallido social que exigía mejores condiciones de vida. (Foto: Benjamín Muñoz Muñoz, imagen cedida a Amnistía Internacional).

Chile tendrá que continuar construyendo el proceso para una nueva constitución y así convertirse en un referente en materia de derechos humanos, afirmó Amnistía Internacional tras los resultados del plebiscito que tuvo una gran participación ciudadana y que rechazó la nueva propuesta de Constitución.

Con los resultados de la votación, la Constitución dictada en tiempos de Augusto Pinochet y que por décadas ha beneficiado a unas personas por sobre otras, acentuando las desigualdades y la precariedad, continuará vigente en el país. Si bien la ciudadanía no aprobó la propuesta elaborada por la Convención Constitucional, se ha comprobado en innumerables ocasiones que la actual Constitución obstaculiza los cambios necesarios para conseguir un Chile más justo, por lo que resulta imprescindible continuar los esfuerzos por cambiarla.

“Lamentamos que el resultado del plebiscito resultase en el rechazo de una nueva Constitución, que tenía la oportunidad de mejorar las condiciones de vida de todas las personas en Chile y avanzar hacia mayores niveles de justicia. Sin embargo, celebramos los esfuerzos que se han dado para construir un país más justo y libre, y confiamos que este proceso continuará hasta tener un marco constitucional acorde a las necesidades de todas las personas en el país. Jamás dejaremos de luchar hasta que este sueño se vuelva realidad”, dijo Erika Guevara Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional.

“Los movimientos sociales y la ciudadanía han alzado la voz exigiendo mejores condiciones de vida, pero esta situación difícilmente se puede solucionar de raíz manteniendo una Constitución intrínsecamente injusta y que se originó en un periodo doloroso de la historia de Chile. Por eso, en el plebiscito de entrada casi un 80 por ciento votó a favor de tener una nueva Constitución”,dijo Rodrigo Bustos, Director ejecutivo de Amnistía Internacional Chile.

Quedarse con la Constitución de 1980 implica que aquellos abusos y situación de vulnerabilidad que vive gran parte de la sociedad chilena, y que habrían encontrado respuestas efectivas en la nueva Carta Magna y sus normativas consecuentes, ya no serán posible en corto y mediano plazo.

“De esta manera, a partir de hoy debemos observar con especial atención el futuro del país y seguir impulsando la posibilidad de seguir adelante con la construcción de un Estado capaz de acoger y proteger a todos sus habitantes. Por esta razón, seguiremos trabajando para que se avance en un cambio del texto constitucional chileno y llamamos a todas las personas que promovieron la opción Rechazo manifestando un compromiso de continuar el proceso constituyente, cumplir su palabra y garantizar que el nuevo texto mantenga todos los avances en materia de derechos humanos incluidos en Constitución que se rechazó”concluyó Rodrigo Bustos.

Para más información o concertar una entrevista, pónganse en contacto con:

Duncan Tucker (Amnistía Internacional Américas): +52 55 4848 8266, duncan.tucker@amnesty.org

Ilsen Jara (Amnistía Internacional Chile): +569 6427 8411, ilsen.jara@amnistia.cl

Compártelo en redes

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Cómo puedes apoyar

Dona

Trabajamos para exponer las violaciones de los derechos humanos, dando una luz de esperanza a quienes aún esperan justicia.

Firma nuestras peticiones

Con tu firma podemos presentarnos frente a las autoridades no solo como Amnistía Internacional ¡sino como miles de personas exigen un mundo mejor!

Hazte miembro

Además de donar, las personas que forman parte de la membresía cuentan con voz y voto para participar en las actividades de gobernanza de Amnistía Internacional Sección Mexicana.